Conéctate con nosotros

Cartas al Director

Carta abierta a Diario El Día sobre “las ideologías que imperan tras los hechos de violencia en La Serena”

Publicado

el

Señor director:

Estuve tratando de enviar a Diario El Día esta carta en rechazo a la publicación que hizo ese medio el 20 de noviembre de 2019, titulada “Las ideologías que imperan tras los hechos de violencia en La Serena“, pero fue imposible usar la plataforma que ofrecen a través de su web, por lo que me permito enviarla a este medio para que sea publicada.

Es necesario replicar la nota mencionada, firmada por Juan Carlos Pizarro, porque se basa en supuestos que generan dudas y que no están comprobados, promoviendo la desinformación y la expansión del miedo y el odio, al intentar criminalizar la protesta y los movimientos sociales, al vincularlos con grupos anarquistas que serían los que están detrás de los hechos de delincuencia y al presentar evidencias que en cualquier investigación seria no pueden ser validadas, ya que utiliza hipótesis auxiliares ad hoc, que permiten manejar el resultado de acuerdo a los intereses de quien la desarrolla.

Parte del título de aquella nota consigna que se trata de “hipótesis que intentan explicar el actuar de las personas”. A este respecto, es necesario señalar que una hipótesis es una suposición de algo que es posible o imposible, una idea que puede ser verdadera o no, basándose en información previa o en investigaciones. En el caso de las hipótesis científicas son una proposición aceptable que es formulada a través de la recolección de información y datos que, aunque no estén confirmados sirven para resolver un problema. Asimismo, las hipótesis no requieren de un marco, por lo que se puede usar suposiciones, observaciones e incluso simples intuiciones para crear una.

En el desarrollo de la nota, el autor señala que en relación a “los actos de subversión acontecidos desde el comienzo del estallido social también son evidentes. No se trata sólo de lumpen saqueando y destruyendo. Detrás de ellos hay grupos anarquistas que operan desde hace años en la zona…”. A este respecto, se afirma que son grupos anarquistas los que manejan ese lumpen y que según “fuentes de Inteligencia” a las que tuvo acceso ese medio, la violencia “tiene una respuesta clara” vinculada a esos grupos “que han encontrado en el estallido social el momento propicio para movilizarse”. Afirma, además, que “son ellos los que se mantienen en la primera línea y están detrás de las acciones de subversión más grandes que hemos visto”. Con ello es necesario preguntarse ¿por qué el gobierno y las policías, conociendo la información que tiene Inteligencia, no ha actuado para detener a esos responsables?

Luego, el autor señala que “no se trata sólo de lumpen, ellos son el brazo armado”. Vuelve a mencionar que Diario El Día se puso en contacto con un “alto funcionario de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI)”, que entregó detalles sobre “quiénes son los verdaderos referentes en las manifestaciones” y que en el contexto de las movilizaciones han tomado más fuerza que nunca, “generando el caos”. Este punto, que no puede ser comprobado por la ciudadanía porque solo se refieren a las “fuentes”, resulta erróneo respecto a la movilización y sus “referentes”. Es muy irresponsable indicar -desde la absoluta ignorancia- que son los grupos anarquistas los ‘verdaderos referentes’ en las manifestaciones, ya que, por una parte, se desliza una vinculación de las movilizaciones con la delincuencia, y por el otro, se vincula al movimiento con una estructura armada que lo lidera, que no existe. La formación de la masa social es irracional, actúa en grupo como un cuerpo orgánico sin que necesariamente se conozcan entre sí quienes forman esa masa. Hay una pulsión social que los motiva a actuar de determinada manera, que de forma individual probablemente no lo harían. Lo señalado por el periodista quita validez a la masa social y al movimiento actual que no tiene líderes, cuestión que ha sido primordial para el éxito de las masivas movilizaciones y manifestaciones.

De acuerdo a otra ‘fuente’ a la que tuvo acceso Diario El Día, de alguien que habría tenido participación activa en los movimientos anarquistas, señala que a partir del 2017 “se reactivaron las Escuelas de Formación y Educación Libertaria –que ya se encontraban trabajando- y la corriente anarquista fue penetrando en las universidades y en las poblaciones. En La Serena, el lugar propicio para realizar ese trabajo de masas fue la Universidad de La Serena, donde fueron surgiendo los referentes a nivel local”. En seguida agrega que recibían financiamiento “desde la Casa Bolívar en Santiago y otras veces desde las propias casas de estudio, debido al carácter cultural de sus manifestaciones”. En este sentido, la Universidad de La Serena tendrá que aclarar esto, ya que, según la nota, estarían financiado a grupos anarquistas en la zona, que, además, son los que realizan los destrozos en las manifestaciones.

A continuación, nuevamente cita al “alto funcionario de la Agencia Nacional de Inteligencia” afirmando que “existe un entrenamiento y preparación para la ‘guerrilla callejera’, el cual se estaría dando a lo largo del país y en la Región de Coquimbo, fundamentalmente en La Serena”. Sobre esto, nuevamente hay que preguntarse ¿el gobierno no hace nada con la información que maneja Inteligencia?, ¿esta información es real o habría que dudar de su veracidad, o simplemente a las autoridades nacionales y regionales no les interesa actuar en ese sentido? Estas preguntas se vuelven más importantes cuando al continuar leyendo la nota, aparece que “dentro de la formación anarquista una bomba es una forma de resistencia contra el sistema y saber hacerlas y utilizarlas es fundamental. Para eso existen las Células Incendiarias que en La Serena serían tres”. ¿Entonces? ¿qué debemos pensar?

Agrega, además, que “de acuerdo a nuestra investigación y a la evidencia” –no señala cuál es la evidencia ni siquiera explica si ha sido corroborada-, “los grupos ideologizados y organizados existen y agitan a las masas” –nada nuevo en este sentido, porque eso ha ocurrido históricamente desde el comienzo de las luchas sociales y de las manifestaciones en todo el mundo-. Después añade que “hay afiches pegados en las paredes de la ciudad, y consignas que reivindican el movimiento anarquista”, por lo que “la gente indignada que se deja llevar por la masa también hace lo suyo” –para el periodista, todos los participantes en las manifestaciones están alienados  a los grupos violentistas y no pueden pensar por su cuenta-, “pero existe el brazo armado más letal y peligroso” –esto es demasiado irresponsable y solo genera miedo y desinformación-.

Posteriormente, da a conocer que “se trata de los que no tienen un pensamiento crítico, ni les importa lo que suceda en el país”, pero que, sin embargo, “son útiles para crear caos”, tal como lo asegura el coronel (R) ex Prefecto de Coquimbo, Luis Carrera, “los delincuentes comunes que sólo quieren hacer daño”. Asimismo, manifiesta que éste tiene una hipótesis que relaciona directamente la liberación de los reos con el beneficio de la libertad condicional, con el nivel de violencia que ha tenido el actual estallido social, ya que una semana antes del estallido social en Chile, “fueron dejados en libertad más de 1500 internos de las cárceles públicas del país. ¿Dónde está esa gente? Tal vez, quienes organizaron esto esperaron a que estos gallos salieran en libertad, y con esto tenían un ejército de lumpen desde Arica a Punta Arenas a su disposición”. Este comentario, innecesario y falso, que está en la fantasía del coronel, solo demuestra que las Fuerzas Armadas y Carabineros en Chile siguen formándose y actuando bajo una ideología fascista, de odio y estigmatización hacia los “otros”. ¿Alguien en su sano juicio podría creer tamaña estupidez? ¿alguien podría imaginar que la masa social que pide cambios estructurales al Estado, organizó todo esto para sacar a los reos con el fin de generar delincuencia y daños en la propiedad pública y privada?

La nota termina señalando que “las teorías son diversas”, entonces ¿en qué quedamos? ¿son hipótesis o son teorías? Una teoría es un sistema lógico y deductivo que está constituido por un conjunto de hipótesis, por lo que es necesario que estas sean puestas a prueba, con el fin de demostrar que no son falsas. Si pasa la falsación, estamos en presencia de una teoría.

Y en la misma frase agrega que, todas [“las teorías”] concuerdan en un punto: “la violencia es innegable, no es espontánea, ni casual”, reiterando que los actos de delincuencia en las manifestaciones están organizados, desconociendo cómo actúa la masa social, vinculándola y culpándola de los desmanes, tal como fue el discurso del gobierno durante las primeras semanas, que ciertamente, no resultó.

Señor director, finalmente, expreso mi total repudio a ese tipo de publicaciones, que no tienen ninguna validez de investigación social, que solo generan miedo y odio entre las personas. Es necesario adecuar y controlar los canales de edición porque con lo publicado por Diario El Día no se aporta al debate real y constructivo, sino todo lo contrario, genera más división y desinformación.

 

Miguel Torres Romero
Analista Político
Director Observatorio Político Región de Coquimbo

Imagen: Nota Diario El Día

Seguir leyendo
Comentarios
Publicidad
Publicidad
diarios comunales