Connect with us

Comunales

Con dos Misas fieles celebran Nochebuena en Catedral de La Serena

Publicado

el

A las 18:00 y 20:00 horas los feligreses se congregaron en el templo Catedral de La Serena con motivo de participar en la santa Misa de Nochebuena, realizadas bajo estrictas medidas sanitarias y con aforo limitado, las que fueron presididas por el Arzobispo René Rebolledo Salinas.

En sus homilías, el Pastor destacó que, a semejanza del anuncio en la primera lectura de Isaías, “el pueblo que caminaba a oscuras vio una luz intensa, los que habitaban un país de sombras se inundaron de luz” (Is 9, 1), también hoy el pueblo -los pueblos- con frecuencia caminan, caminamos, a oscuras. El mundo entero camina a oscuras por la pandemia del COVID-19, que aún nos azota gravemente”. Luego, en mismo sentido, manifestó que “son tantos los países donde no hay paz, reina en numerosos lugares la ambición, el odio y las luchas, como también son millones los inmigrantes que huyen buscando un presente y un mejor porvenir”.

Expresó, igualmente, que esta frase de Isaías “nos hace pensar en las familias que por diversas circunstancias están sufriendo en Nochebuena, desuniones, enfermedades -físicas o psíquicas- falta de una fuente laboral estable, necesidades materiales, entre otros”.

Prosiguió señalando que de Belén surge “la luz que nace de lo alto, para iluminar a los que están en tinieblas y en sombra de muerte, para dirigir nuestros pasos hacia el camino de la paz” (Lc 1, 78-79). Es Cristo, el Hijo de Dios, el enviado del Padre, el esperado en los siglos, que ha venido y viene para iluminar con el fulgor de su presencia todas las situaciones humanas, personales, familiares, comunitarias, tanto de la Iglesia, como del país y el mundo. La celebración anual de Nochebuena nos conduce al anuncio del evangelista Lucas: ‘Hoy les ha nacido en la Ciudad de David el Salvador, el Mesías y Señor’ (Lc 2,11). Es este el mensaje que a todos renueva en la fe, la esperanza y el amor. Los brazos abiertos del Niño de Belén esperan nuestra acogida, pues en Él encontramos vida abundante, cumplimiento de nuestros anhelos y felicidad plena”.

Finalizó invitando a “celebrar a Cristo, el Hijo de Dios, la luz del mundo y la vida verdadera, la gran bendición de esta noche santa. Que también nosotros podamos iluminar con la presencia de Cristo toda realidad en nuestra vida, como la del mundo. El misterio de la luz de Belén, ilumine el camino de nuestra vida y así, Dios mediante, -como bellamente expresa la Oración Colecta- ´gozar de ella en el cielo´”.

Seguir leyendo
Comentar

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.

OPRCoquimbo
NubeCenter

Facebook

tarifas servel

Lo más leído